Consejos para lavar frutas y verduras

Compartir

Varios millones de personas se intoxican anualmente por ingerir comida contaminada con gérmenes.

Los productos animales deben manejarse con cuidado para evitar que se echen a perder, desconocemos que también las frutas y las verduras también pueden ocasionar brotes de enfermedades.

Los productos frescos pueden contaminarse de varias formas:

  • Durante la etapa de crecimiento, las frutas y verduras pueden contaminarse con la tierra, con el agua o con los fertilizantes.
  • En la distribución de estos alimentos, pasan por muchos manos generando el incremento de contaminación.
  • La contaminación también puede ocurrir cuando el producto ya ha sido comprado
  • Durante la preparación de los alimentos
  • Incluso un mal almacenamiento.
  • Con tantas fuentes de contaminación es muy importante preparar de manera segura los productos frescos antes de consumirlos”.

Existen dos enfermedades importantes por contaminación de los alimentos;

La toxoplasmosis

¿Qué es el Toxoplasma gondii?

Es un parásito que se encuentra en la carne de res cruda y que no está bien cocida, frutas y verduras sin lavar, agua contaminada, polvo, tierra, cajas de arena higiénica sucias para gatos y lugares a la intemperie donde se puedan encontrar heces de dicho animal. Puede causar una enfermedad llamada toxoplasmosis, que puede ser especialmente nociva para usted y su bebé por nacer.

Una enfermedad parasitaria con la que deben tener especial cuidado las personas de riesgo, como son niños, ancianos y embarazadas, ya que por sus características fisiológicas son más débiles. “De hecho, sobre todo en el embarazo, se trata de una de las principales enfermedades que se intentan prevenir porque una infección por este parásito puede dar hidrocefalia en el feto, retraso mental, problemas de retraso de aprendizaje y del desarrollo, por ejemplo”, indica.

“¿Cómo puedo contraer toxoplasmosis?”

Puede contraer esta enfermedad si:

  • Comer frutas y verdura contaminadas y mal lavadas
  • Comer carne de res cruda o que no está bien cocida, en especial cerdo, cordero o venado, o al llevarse las manos a la boca después de haber manipulado carne de res que no está bien cocida
  • Usar cuchillos, utensilios y tablas de cortar contaminados y otros alimentos que hayan estado en contacto con carne de res cruda.
  • Beber agua contaminada con T. gondii.
  • Ingerir accidentalmente heces contaminadas de gato. Esto puede suceder si se lleva las manos a la boca después de haber realizado trabajos de jardinería, limpiar la caja de arena higiénica o tocar cualquier objeto que haya estado en contacto con heces de gato.

Fuente: FDA más información

E. coli

 

La E. coli en su mayoría son bacterias inofensivas que viven en los intestinos de personas y animales y contribuyen a la salud intestinal. Sin embargo, comer o beber alimentos o agua contaminados con ciertos tipos de E. coli puede causar enfermedades gastrointestinales de leves a graves. Algunos tipos de E. coli patógenos (que causan enfermedades) , como la E. coli productora de toxina Shiga (STEC), pueden ser potencialmente mortales.

Algunos animales salvajes, ganado y humanos son portadores ocasionales de E. coli patógena y pueden contaminar carnes y cultivos alimentarios. La contaminación generalmente se propaga cuando las heces entran en contacto con alimentos o agua. Los portadores humanos pueden propagar infecciones cuando los manipuladores de alimentos no usan una higiene adecuada para lavarse las manos después de usar el baño. Las mascotas y los zoológicos también pueden causar infecciones si los animales están contaminados con E. coli patógena .

Fuente: FDA más en ingles información

Consejos:

La FDA explica que se deben escoger productos que no estén golpeados o dañados y asegurarse que los productos pre cortados, tales como bolsas de lechuga o tajadas de sandía, estén refrigerados o almacenados con hielo en la tienda y en el hogar.

Además, siga las siguientes recomendaciones:

Lávese las manos por 20 segundos con agua tibia y jabón antes y después de preparar alimentos frescos.

  • Deseche toda parte dañada o golpeada antes de preparar y comer.
  • Frote suavemente los alimentos mientras los enjuaga bajo un chorro de agua.
  • No se necesita usar jabón o un producto para lavar productos frescos.
  • Lave los productos frescos ANTES de pelarlos de manera que la suciedad y la bacteria no se transfieran del cuchillo a la fruta o el vegetal.
  • Use una escobilla para limpiar las verduras y frutas duras tales como melones y pepinos.
  • Seque las frutas y verduras con una toalla de tela o de papel para reducir la bacteria que aún esté presente.
  • Deseche las hojas externas de las cabezas de lechuga o repollo (col).
  • NO desprender el rabo antes de haberlas desinfectado, de esta forma evitarás que los posibles gérmenes que contenga contaminen el interior de la fruta.

Se recomienda que se almacenen los productos frescos dentro del refrigerador.

Ya que la cocción de alimentos elimina las bacterias dañinas, las frutas y verduras crudas son los que acarrean el mayor riesgo de contaminación. Se sugiere evitar los brotes crudos que normalmente se sirven en ensaladas, enrollados, sándwiches y comida oriental.

Fuente: FDA más información

Compartir

Productos desinfectantes

Compartir

Los productos desinfectantes ayudan a la eliminación de bacterias de los alimentos y del agua, pero no eliminan parásitos de los alimentos.

 

Para lograr deshacerse de parásitos, como los causantes de la toxoplasmosis o la amibiasis, es necesario eliminar a los microorganismos por arrastre, lavando los alimentos al chorro con agua limpia, según María Dolores Correa Beltrán, jefa del laboratorio de inmunología experimental del Instituto Nacional de Pediatría (INP).

Los compuestos que comúnmente se utilizan para desinfectar los alimentos son los clorados, la plata coloidal, los extractos cítricos y otras sustancias limpiadoras. De estos existen muchas marcas con amplia efectividad eliminar bacterias como listeria, salmonella o cólera. Sin embargo, muy pocas destruyen quistes y ninguno logra exterminar los huevecillos de parásitos, según un estudio de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

 

Por ello, las recomendaciones extendidas por la Profeco, para desinfectar correctamente alimentos y agua son:

  • Cumplir con la dosis y el tiempo de exposición señalados por el fabricante del producto desinfectante.
  • Antes de desinfectar las verduras lavarlas bajo el chorro del agua para eliminar la tierra.
  • Comprobar si el producto desinfectante requiere enjuague posterior, de ser así use agua limpia libre de gérmenes para evitar la recontaminación.
  • Recordar que no todos los desinfectantes de agua y alimentos eliminan las formas infectivas de enfermedades parasitarias comunes. Dar click aquí, para consultar la tabla de evaluación de la Profeco.
  • Recordar que para desinfectar el agua también puede hervirse, pero debe protegerse de la recontaminación.
  • Si se emplea blanqueador común (cloro comercial) para desinfectar agua y alimentos, leer la etiqueta para asegurarse de que no contiene colorantes, aromatizantes o sosa; algunas marcas indican la cantidad necesaria para desinfectar frutas, verduras y agua (sólo es útil para eliminar bacterias); tomar en cuenta que una sobre dosificación puede provocar una intoxicación grave.

Fuente: Profeco. Revista del Consumidor, Julio 2007. profeco.gob.mx

Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

Compartir
Autor de Comunidad Frescura Club
error: Alerta: Contenido protegido !!